Ir al contenido principal

Los flacos pensamos mejor de noche


Dicen que los flacos pensamos mejor de noche y es cierto. Es como si la cena nos alentara al trasnocho, como si el queso en la arepa o el guarapo de panela nos desvelaran por sí solos.
Los flacos pensamos mejor de noche, no sólo a causa de una enorme cena, también porque al terminar con las labores del día, nuestra verticalidad queda despejada de tareas pendientes y esa fuerza que estuvo retenida en nuestras manos, se nos sube hasta la cabeza y comenzamos a pensar en cosas de flacos.
Ahora tendría que contar a qué cosas me refiero y no es difícil deducir que generalmente los flacos pensemos en cosas muy gordas, o no tanto, pero habitualmente redondas por alguno de sus lados. Cosas con curvas pronunciadas en las que reconocemos aquellas carencias que solo tenemos los flacos, llenos de líneas rectas y cortes por donde se nos mire.
Así pues llegamos a pensar en un plan redondo para el fin de semana o la circunferencia de los ceros que pueblan nuestras cuentas de ahorro. Algunos con la desdicha de almacenar algunos valores por delante de una cantidad enorme de ceros, viven con la zozobra de saber que algún día todo ese dinero se irá por donde vino. Y nosotros con la suerte de no acumular tantos ceros en nuestras cuentas para así dar paso a otro tipo de preocupaciones curvilíneas más productivas y esencialmente necesarias.
De este modo solemos acumular uno que otro billete en los bolsillos del pantalón o en el libro menos pensado (y menos leído) de nuestra biblioteca, como esos manuales para instalar las impresoras, para usar la licuadora, o armar correctamente el multimueble que armamos años atrás y todavía nos sobraron tornillos.
Los flacos pensamos mejor de noche también porque en la soledad se aprecia más nuestra verticalidad. Nótese bien que un flaco en la multitud es ligeramente menos flaco, en cambio un flaco que, apaciblemente o con un afán particular camina solo por una calle es tan efectivamente un flaco que puede hasta llegar a pasar desapercibido. Siendo francamente una cosa que sólo podemos hacer los flacos y que siendo una cualidad tan particular esta de escondernos bajo las sobras de los postes, también nos ayuda a concentrarnos mejor por las noches.
Además, existe la teoría según la cual esta forma de flecha que tenemos los flacos, hace que -apuntando siempre hacia arriba- los rayos lunares (incluso en luna nueva) nos faciliten el proceso de sinapsis y especialmente por las noches pensemos mejor. De noche además porque cuando nos acostamos solemos llevarnos a la cama todos los asuntos del día, lo cual es una clara desventaja con respecto a nuestros amigos menos flacos, quienes con quitarse la camisa ya se deshacen de un gran peso y cualquier preocupación cabe perfectamente en los bolsillos de sus enormes pantalones.
Especialmente esta noche los flacos de este cuarto piensan mejor de noche, porque el único flaco que habita en estos predios lo hace, y porque además algo tenía que decir antes de entrarle a esta muerte doméstica y voluntaria a la que me dirijo ahora.
Apago la luz y buenas noches.

Entradas populares de este blog

Pies hermosos

Mario Benedetti La mujer que tiene los pies hermosos
nunca podrá ser fea
mansa suele subirle la belleza
por totillos pantorrillas y muslos
demorarse en el pubis
que siempre ha estado más allá de todo canon
rodear el ombligo como a uno de esos timbres
que si se les presiona tocan para elisa
reivindicar los lúbricos pezones a la espera
entreabir los labios sin pronunciar saliva
y dejarse querer por los ojos espejo
la mujer que tiene los pies hermosos
sabe vagabundear por la tristeza.

Regresando a la escritura

Ese empeño personal en comenzar un texto nuevo con tanta regularidad haciendo imposible la culminación del texto en el que estoy trabajando ahora, es lo que me motiva a escribir esta nota.
Valga pues señalar desde un principio que es una nota resentida para que, quien pueda sentirse ofendido, deje de leer de inmediato y sintonice otro canal, a fin de cuentas, todos tenemos cable.
Para escribirla por ejemplo debería comenzar divagando sobre la terrible idea de verla publicada en mi blog o enviársela a algún amigo que pueda responderme con franqueza. Esa lucha permanente entre el ego y la menuda certeza de no haber escrito nada que realmente valga la pena. Este diálogo permanente entre la almohada y el inodoro, entre el transporte público y el techo del trabajo.
Un monólogo más bien entre la palabra que se diluye entre una tarea y otra, en el penoso afán de dejarla pasar porque al parecer hay cosas más importantes o temo herir a alguien.
Alguna vez César me decía que si se dejaba pasar…

No se estacione

Disponible en la red de Librerías del Sur en Venezuela.

© Ennio Tucci
© Fundación Editorial El perro y la rana, 2009
Centro Simón Bolívar Torre Norte, piso 21, El Silencio
Caracas - Venezuela,1010
Teléfonos: (0212) 7688300 / 7688399
Correos electrónicos: 
elperroylaranacomunicaciones@yahoo.es
atencionalescritor@yahoo.esDiseño de la portada: 
Emilio Gómez
Páginas web: 
www.elperroylarana.gob.ve
www.ministeriodelacultura.gob.ve
Edición al cuidado de: 
Elis Labrador / 
Joyce Ortiz / 
Damarys Tovar
Hecho el Depósito de Ley
Deposito legal lf 4022010800875
ISBN 978-980-14-0972-4

Todo el poema contra Ustedes
A nuestros burócratas endógenos
Ustedes y su ego no caben ya en ninguna parte Ustedes sistematizan los saludos sus besos son como contratos siempre limitan las libertades Ustedes jamás bajan la mirada nunca nos ven a los ojos Ustedes nunca rompen un plato eso lo dice el título que llevan a cuestas suelen saltar por encima de los demás como otros pero exigen orden en la fila que les corresponde atender Ustedes trabajan…