Ir al contenido principal

Eduardo Galeano: memoria y sentido común, escudo y espada

*
La construcción del yo y la interrogante del ¿quién soy? se harán presentes en nuestras vidas en numerosas ocasiones especialmente en los momentos más cruciales. Y será habitual pues, responder a esta interrogante con los argumentos que arroje nuestra memoria, porque no hay forma de construirse una identidad de la nada y comenzar a ser desde cero, como pregona el capitalismo más optimista. Es falso que a partir de hoy “seré ateo”, si culturalmente sigo pidiendo la bendición a mamá.
En este sistema donde “la gente está al servicio de las cosas”, la voz de la memoria es tan necesaria como vital, si deseamos conservar lo que somos como individuos y no ser arrastrados por lo que dice la moda, la televisión o el intrigante de turno.
Hace algunos años ya, encontré en Miliani a un hombre preocupado por la desmemoria colectiva de nuestros países, un mal practicado por todos, ricos, pobres, indios, negros, blancos, gordos y flacos, pero que siempre beneficia a los poderosos para que una y otra vez hagan de las suyas, y finalmente, como por arte de magia, borren la pizarra diciendo “borrón y cuenta nueva”.
En el combate contra la desmemoria, encontré a muchos otros intelectuales latinoamericanos, sin olvidar aquel “Mensaje sin destino”, que fue lectura obligatoria para satisfacer mi interés por este tema. Así encuentro en Eduardo Galeano, a quien asumió el papel del orador de la tribu, aquel tío que se sienta a contar las historias, las transmite de generación en generación, para que la identidad y la vigencia de los valores del grupo sobrevivan a la penetración cultural. Por tal motivo se dedicó a recolectar historias por todo el mundo, que van desde la crónica de la prensa local hasta las historias de nuestros pueblos antes y después de la colonización.
Como el gran narrador que fue, escribe estas historias con desenlaces que descolocan, por lo sorprendente, lo inesperado, lo que no es evidente, o la pregunta que ha sido respondida líneas atrás, aún abierta, como un acto de fe en el lector.
Su mejor argumento siempre es el sentido común. Un escudo de sinceridad que le aleja de los argumentos rebuscados y le permite tender puentes entre la realidad y la conciencia de la gente. 
“Ustedes llevan quince años de dictadura –explican [los indios mapuches] a mis amigos chilenos-. Nosotros llevamos cinco siglos.
Finalmente y como dato curioso, es sorpresivo que el nuevo disco de Calle 13, “Multi-viral”, comience con unas palabras de Eduardo Galeano, quien además de leer su cuento “El Viaje”, invita a seguir escuchando “porque la van a pasar muy bien”. Un escritor que nos deja la obra de una vida, apostando al despertar de la memoria colectiva.

*La caricatura de Galeano me llegó vía "Whatsapp". Conserva la firma pero ignoro su origen.

Gracias Mary

Gracias Mary

Entradas populares de este blog

Pies hermosos

Mario Benedetti La mujer que tiene los pies hermosos
nunca podrá ser fea
mansa suele subirle la belleza
por totillos pantorrillas y muslos
demorarse en el pubis
que siempre ha estado más allá de todo canon
rodear el ombligo como a uno de esos timbres
que si se les presiona tocan para elisa
reivindicar los lúbricos pezones a la espera
entreabir los labios sin pronunciar saliva
y dejarse querer por los ojos espejo
la mujer que tiene los pies hermosos
sabe vagabundear por la tristeza.

Tiran piedras los niños

TIRAN PIEDRAS LOS NIÑOS
NOVIEMBRE, 2009
© Ennio Tucci
© Jenifeer Gugliotta
Ediciones Madriguera, 2009
Barrio Chimpire, calle Purureche entre calles Cristal y Chevrolet. Coro.
Falcón - Venezuela.
Correo: edicionesmadriguera@yahoo.es
Sitio Web: http://www.madriguera.ya.st
Elaboración: Jenifeer Gugliotta, Mariana Chirino y Ennio Tucci.
Modelo de fotografías: Francisco Elías Medina
Dibujos de mangos: Mariana Chirino
Hecho el Depósito de Ley
Depósito legal: if-06820098004804



Dedicatoria:
A los chamos de la Vereda 5.
a mis hermanos,
y a todos mis semejantes.






¿De qué se trata esto?

Tal vez quieran irse de viaje
probar el menú gourmet
o visitar los lugares más emblemáticos del mundo
tomarse fotos en todos lados para presumir con los amigos
Yo debo decir
que amé a esta ciudad antes de conocerla
de conocerla de verdad en sus solares
bajo sus árboles hablando con un buen amigo
como también te amé antes de conocer tus lunares
Esta ciudad se extiende por sus solares
llora por sus avenidas
se tira pal…

Pues sí, cerré el facebook

No es por ser odioso y no tiene nada que ver con los problemas que tiene el señor Zuckerberg con la justicia norteamericana, tema que más que un escándalo, para mí sigue siendo una cortina de humo para ocultar otras acciones.
Hay dos razones que consideré importantes a la hora de cerrar mi cuenta en esta red social, pueden existir millones pero estos dos me parecieron me motivaron a salirme.
-Siendo un muro infinito de novedades que todos tus contactos publican a cada momento, es un ladrón de tiempo poderoso, porque además de compartir los intereses (por lo menos algunos intereses) de las personas que sigues, al cabo de algunos centímetros encontrarás siempre algo nuevo que compartir o comentar.
-Las opiniones emitidas en el facebook se pierden en el tiempo, lo cual hace que cualquier argumento emitido pierda utilidad, y siendo un espacio tan personal, permite y promueve un modo de expresión donde cada usuario es un emisor de contenido, por lo cual mucha de la información que se publ…