Ir al contenido principal

También #YoSoyChávez-Carta de amor a mi comandante


Santa Ana de Coro, 03 de febrero de 2013
Amigo y Comandante
Hugo Chávez.-

Si debo comenzar por alguna parte ha de ser así. Porque ante todo fuiste el primero en asumir tu responsabilidad públicamente, en un país sembrado de cobardes; abogar por la vida y entrar a la cárcel o a la muerte. Porque nos diste aliento desde el primer momento, nombraste a Bolívar y nos sentimos redimidos. 
Porque mi abuela rezaba “Chávez nuestro que estás en la cárcel” como a un santo, mientras nos hablaba de Bolívar, de Alí, de los que luchan, mientras nos enseñaba a leer correctamente y no sólo a pasar la vista por las palabras; y también de los cobardes fotografiados en el diario (en los 90s) saliendo del país con las maletas llenas.
Porque todas las noches como nunca vimos a un presidente asumiendo la carga de un país, no entregándoselo a los empresarios o a las grandes compañías; poniéndose al frente de este barco, llamarnos al trabajo y más trabajo, y quitar las telarañas a la palabra “patria”. Porque así te hiciste un verdadero Comandante, y todos lo vimos. Porque sos nuestro comandante.
Porque entraste en mi casa y duermes con nosotros. Estás en las plegarias de la abuela, el tío y mis hermanos. Porque por encima de todo te sentaste en nuestra mesa y comiste con nosotros aún estando lejos, las mismas caraotas, la misma arepa y el mismo guarapito.
Porque asumes todas las responsabilidades, las mías y las de mis camaradas, sin decoro, aún cuando aprendimos a asumirlas nosotros mismos: los del relevo, los del ahora.
Porque nos invitas a tomar nuestro café, no Coca Cola ni coctel; te sentaste a charlar como uno de nosotros con nosotros y te quedaste: sos uno de nosotros. Porque entonces no hay otra forma de decirlo, de sentirlo o de vivirlo, más que asumir que eres de los nuestros, de las calles, del pueblo. Que hablar de “mí” o de “ti” ahora es hablar de “nosotros”, es decir, que soy tan Chávez como tú, porque tú eres tan Ennio como yo, tan Juan como Juan, tan Ana como ella misma. 
Porque nos devolviste este país en el que todos nos sentíamos extranjeros, aún siendo unos muchachos. Porque además andamos por las calles que sin dudas ahora son más nuestras que nunca, no de la burguesía o las élites: nuestras calles son. 
Porque también nos alientas a seguir. Porque tu voz es el motor de nuestro amor, redimes al amor, esa utopía que los materialistas venden al mejor postor, y que los pobres sentimos desde tempranito con ese “Dios lo bendiga” de mamá o de papá o del tío. Que no es más que la transmutación de todas las carencias que podemos tener, en una enorme riqueza bendita desde que salimos de casa, al levantarnos o acostarnos, con ese generoso desprendimiento.
Porque nos tienes de primeros en tu agenda. Porque gracias a ti, los venezolanos somos los dueños del país, no los agremiados de Fedecámaras, ni los que salen en las páginas de sociales luego de regresar de España, luego de gastarse el dinero que nuestros padres trabajaron, luego de casarse entre ellos, luego de comprar o vender o declarar la banca rota en las empresas donde trabajamos.
Porque nos nombras, te nombramos. Porque nos tienes presentes, colgamos un afiche tuyo en nuestras casas al lado de Jesucristo que nos protege, para que nunca te vayas. Porque además creemos en la reciprocidad del amor, te amamos.
Porque te digo, tal vez con intención de consolarte en esta nueva lucha, que ya no hay forma de borrarte de nosotros, de arrancarte de la historia de un plumazo, de afrentar todo este amor que sembraste en el pueblo. Ya no es posible un borrón y cuenta nueva, si te pensamos, si te sentimos, si te nombramos: Chávez, Chávez, Chávez... que soy yo, que somos nosotros, que son todos.
Por siempre, tu amigo
Ennio Tucci
Imagen tomada de www.globoterror.com

Entradas populares de este blog

Pies hermosos

Mario Benedetti La mujer que tiene los pies hermosos
nunca podrá ser fea
mansa suele subirle la belleza
por totillos pantorrillas y muslos
demorarse en el pubis
que siempre ha estado más allá de todo canon
rodear el ombligo como a uno de esos timbres
que si se les presiona tocan para elisa
reivindicar los lúbricos pezones a la espera
entreabir los labios sin pronunciar saliva
y dejarse querer por los ojos espejo
la mujer que tiene los pies hermosos
sabe vagabundear por la tristeza.

Regresando a la escritura

Ese empeño personal en comenzar un texto nuevo con tanta regularidad haciendo imposible la culminación del texto en el que estoy trabajando ahora, es lo que me motiva a escribir esta nota.
Valga pues señalar desde un principio que es una nota resentida para que, quien pueda sentirse ofendido, deje de leer de inmediato y sintonice otro canal, a fin de cuentas, todos tenemos cable.
Para escribirla por ejemplo debería comenzar divagando sobre la terrible idea de verla publicada en mi blog o enviársela a algún amigo que pueda responderme con franqueza. Esa lucha permanente entre el ego y la menuda certeza de no haber escrito nada que realmente valga la pena. Este diálogo permanente entre la almohada y el inodoro, entre el transporte público y el techo del trabajo.
Un monólogo más bien entre la palabra que se diluye entre una tarea y otra, en el penoso afán de dejarla pasar porque al parecer hay cosas más importantes o temo herir a alguien.
Alguna vez César me decía que si se dejaba pasar…

No se estacione

Disponible en la red de Librerías del Sur en Venezuela.

© Ennio Tucci
© Fundación Editorial El perro y la rana, 2009
Centro Simón Bolívar Torre Norte, piso 21, El Silencio
Caracas - Venezuela,1010
Teléfonos: (0212) 7688300 / 7688399
Correos electrónicos: 
elperroylaranacomunicaciones@yahoo.es
atencionalescritor@yahoo.esDiseño de la portada: 
Emilio Gómez
Páginas web: 
www.elperroylarana.gob.ve
www.ministeriodelacultura.gob.ve
Edición al cuidado de: 
Elis Labrador / 
Joyce Ortiz / 
Damarys Tovar
Hecho el Depósito de Ley
Deposito legal lf 4022010800875
ISBN 978-980-14-0972-4

Todo el poema contra Ustedes
A nuestros burócratas endógenos
Ustedes y su ego no caben ya en ninguna parte Ustedes sistematizan los saludos sus besos son como contratos siempre limitan las libertades Ustedes jamás bajan la mirada nunca nos ven a los ojos Ustedes nunca rompen un plato eso lo dice el título que llevan a cuestas suelen saltar por encima de los demás como otros pero exigen orden en la fila que les corresponde atender Ustedes trabajan…