UNA ESCALERA



A la Vereda 05

Los celadores de las palabras son mezquinos
de bocas tan cerradas propias y tan intransferibles,
me alejo de los mezquinos
porque soy mi principio.
camino desde ya
y ando ligero de odio,
como lunático cambio y existo con la luna;
soy mi principio
adiós cobardes… les deseamos
palabras con piernas por las calles
que la iglesia de vacíe de monólogos
y las ideas se sequen en los tendederos
porque algún día hay que vestirse con ellas
tan arbitrarias
como la repartición de todas las desgracias...