Dos poemas...


PALABRAS SALVAVIDAS

Pensar en Dios
ponerse en sus manos
y confiar en la fe.

Orar en silencio
y amar al que apunta
que es tu igual.

Amar al Dios de los dos
porque es lo que queda
entre el miedo a la nada y a la vida.

Andar con Dios
encomendarse a él
y apuntar bien la última palabra
cuando sepas qué palabra
te va a salvar la vida.



EN ESTOS DÍAS JUNTOS

Algo de nosotros se abre
una fisura de luz en el corazón
se dejará escurrir un poco por las venas
y todo en el cuerpo nos brilla
y todo está en presente y en futuro,
las ganas de llorar alegres,
de besarse un rato más,
de cerrar la puerta del mundo, quedarse aquí
donde todo avanza a nuestro ritmo
no más rápido ni más lento
a nuestro ritmo juntos
entonces uno piensa en las paredes
el techo, las ventanas, las puertas…
… sentarnos a la mesa juntos
o pasar hambre juntos
ambos dos con hambre o ahítos,
montarte el café en la mañana
comprar el pan a primera hora
o amanecer a las dos de la tarde
sin noticieros ni programas de comedia,
sin telenovelas ni Reality Shows,
con la música de los dos y el ventilador
siempre cambiando en la casa.
Y caminar descalzos de la cocina a la cama
y alimentar al perro.
Todo transita por nuestras venas
en estos días que nos vemos poco
y nos comemos la boca con más gusto;