Ir al contenido principal

Algo de Joaquín Sabina


Silicona

Ni imploro tu perdón ni te perdono,
ni te guardo rencor ni te respeto,
si tardo en devolverte el abandono
repróchaselo al tono del soneto.
Rompe la veda, ensánchate, respira,
falsa moneda mancha a quien la acuña,
las heces de un amor que era mentira,
no merecen el luto de una uña.
Ni sembraré de minas tu camino,
ni comulgo con ruedas de molino,
ni cambio mi mar brava por tu calma.
El matasanos que esculpió tus tetas,
de propina, lo sé por mis tarjetas,
te alicató con silicona el alma.

Lo peor del amor (puntos suspensivos)

Lo peor del amor cuando termina
son las habitaciones ventiladas,
el puré de reproches con sardinas,
las golondrinas muertas en la almohada.
Lo malo del después son los despojos
que embalsaman al humo de los sueños,
los teléfonos que hablan con los ojos,
el sístole sin diástole sin dueño.
Lo más ingrato es encalar la casa,
remendar las virtudes veniales,
condenar a la hoguera los archivos.
Lo peor del amor es cuando pasa,
cuando al punto final de los finales
no le quedan dos puntos suspensivos…


Por ejemplo

Por ejemplo el espejo del baño,
con su azogue, mis canas, tu rímel,
por ejemplo dos cuerpos nadando
en un mar de sudor que redime.

Por ejemplo tus braguitas de encaje,
por ejemplo mis uñas, tu espalda,
por ejemplo volver de viaje,
por ejemplo quitarte la falda.

Por ejemplo te toca a ti encima,
por ejemplo muérdeme la oreja,
por ejemplo dos bocas que riman
como riman tan pocas parejas.

Por ejemplo dos pares de manos,
por ejemplo las medias, el pie,
por ejemplo apurar el verano
sin salir de este cuarto de hotel.

Por ejemplo tu ropa en la silla,
por ejemplo mi copa en el suelo,
por ejemplo no me hagas cosquillas,
por ejemplo me encelan tus celos.

Por ejemplo don nadie besando,
por ejemplo una reina desnuda,
por ejemplo perderme buscando
por tu pubis la flor de la duda.

Por ejemplo una bronca por nada,
por ejemplo dos niños traviesos
por ejemplo que la madrugada
no nos cambie maletas por besos.

Por ejemplo catorce lunares,
por ejemplo colonia barata
y ascensores y sombras y bares,
por ejemplo suspiros de gata.

Por ejemplo jugarse la vida,
por ejemplo morirse de miedo,
por ejemplo billete de ida
para irme aunque siempre me quedo.

Por ejemplo un calor agobiante,
por ejemplo deprisa, deprisa,
pero córtate cuando me abraces
que me has roto ya cinco camisas.

Por ejemplo rodillas, caderas,
por ejemplo mejillas, ombligo,
por ejemplo que me desesperas,
por ejemplo que sueño contigo.

Entradas populares de este blog

Pies hermosos

Mario Benedetti La mujer que tiene los pies hermosos
nunca podrá ser fea
mansa suele subirle la belleza
por totillos pantorrillas y muslos
demorarse en el pubis
que siempre ha estado más allá de todo canon
rodear el ombligo como a uno de esos timbres
que si se les presiona tocan para elisa
reivindicar los lúbricos pezones a la espera
entreabir los labios sin pronunciar saliva
y dejarse querer por los ojos espejo
la mujer que tiene los pies hermosos
sabe vagabundear por la tristeza.

Regresando a la escritura

Ese empeño personal en comenzar un texto nuevo con tanta regularidad haciendo imposible la culminación del texto en el que estoy trabajando ahora, es lo que me motiva a escribir esta nota.
Valga pues señalar desde un principio que es una nota resentida para que, quien pueda sentirse ofendido, deje de leer de inmediato y sintonice otro canal, a fin de cuentas, todos tenemos cable.
Para escribirla por ejemplo debería comenzar divagando sobre la terrible idea de verla publicada en mi blog o enviársela a algún amigo que pueda responderme con franqueza. Esa lucha permanente entre el ego y la menuda certeza de no haber escrito nada que realmente valga la pena. Este diálogo permanente entre la almohada y el inodoro, entre el transporte público y el techo del trabajo.
Un monólogo más bien entre la palabra que se diluye entre una tarea y otra, en el penoso afán de dejarla pasar porque al parecer hay cosas más importantes o temo herir a alguien.
Alguna vez César me decía que si se dejaba pasar…

No se estacione

Disponible en la red de Librerías del Sur en Venezuela.

© Ennio Tucci
© Fundación Editorial El perro y la rana, 2009
Centro Simón Bolívar Torre Norte, piso 21, El Silencio
Caracas - Venezuela,1010
Teléfonos: (0212) 7688300 / 7688399
Correos electrónicos: 
elperroylaranacomunicaciones@yahoo.es
atencionalescritor@yahoo.esDiseño de la portada: 
Emilio Gómez
Páginas web: 
www.elperroylarana.gob.ve
www.ministeriodelacultura.gob.ve
Edición al cuidado de: 
Elis Labrador / 
Joyce Ortiz / 
Damarys Tovar
Hecho el Depósito de Ley
Deposito legal lf 4022010800875
ISBN 978-980-14-0972-4

Todo el poema contra Ustedes
A nuestros burócratas endógenos
Ustedes y su ego no caben ya en ninguna parte Ustedes sistematizan los saludos sus besos son como contratos siempre limitan las libertades Ustedes jamás bajan la mirada nunca nos ven a los ojos Ustedes nunca rompen un plato eso lo dice el título que llevan a cuestas suelen saltar por encima de los demás como otros pero exigen orden en la fila que les corresponde atender Ustedes trabajan…