Ir al contenido principal

Número uno-El por qué no a la pasividad

Si la única idea que viene a la mente cuando pensamos en la palabra “paz” es la religiosa idea de una convivencia armónica o la ausencia de conflictos; un estado espiritual (no esencialmente) donde no hay diferencias entre unos y otros (amaos los unos a los otros); entonces nos está ganando la pelea la homogeneización humana, que históricamente ha hecho la iglesia, según la cual no hay diferencias entre nosotros pero “esta es la religión verdadera”.

Un estado de pasividad 
El ser pasivo mantiene una posición monótona, servil, vacía, irracional, conformista y muy lejos de la humanidad, donde lo importante no es él o la sociedad que integra, sino el estado de inercia o inalterabilidad de este ambiente.
El individuo pasivo pierde el sentido del gusto y del disgusto, no distingue entre las cosas buenas o malas, no posee ni desarrolla criterios, muchas veces no distingue entre individuos, sino a iguales. Cuando el mundo se encamine a un estado pasivo, comenzaremos a vivir en un gran charco biótico donde perderá sentido la razón de la vida, la razón de la existencia.
Entiendo pues el arte de la guerra, la posición y el objetivo del guerrero de vencer sobre otro, en el ámbito donde se encuentre. Esta actitud o característica –quizás- plena de egoísmo y naturalidad humana perdería sentido en un mundo pasivo (no hablo de pacífico, como es la eterna búsqueda del hombre).
Recientemente escuché: “Cómo apreciaremos la libertad sin la esclavitud, la vida sin la muerte.” El mundo no es un átomo girando alrededor del sol, como un cúmulo de materia inerte que se magnetiza constantemente.
Yo no deseo la pasividad del mundo. Adoro estar en este desastre que llaman estar vivo, agradezco a esa fuerza universal que conocemos como Dios, por la oportunidad de estarlo. Con esto no afirmo mi apoyo a las guerras armadas, el asesinato masivo de inocentes, menos aún por intereses imperialistas (lo mismo egoístas) y anti-natura, la de los apaciguadores de pueblos, los que buscan una paz mundial conducida por ellos.
Considero que la idea de la guerra armada como el camino a la paz, está mal planteada. Primero, si luchamos porque pensamos diferente, entonces la guerra debería ser de ideas no de balas, bombas, gases y contaminación. Aparte, el mercado global está distorsionado, y desfasado de la realidad, el auge y la sofisticación de las armas no conducen al entendimiento sino al temor.
Esta realidad nos exige más humanidad y más respeto mutuo, la verdadera guerra está fundamentada en el respeto del contrario, como lo afirma Sun Tzu, y no en el temor. Entiéndase a Sócrates como un maestro de la razón que se dedicó a convencer a los sofistas (el equivalente a los académicos de nuestros tiempos) de su completa ignorancia ante el mundo, como una forma de elevarlos a un estado consciente, humano y en síntesis: humilde; hecho que exige mucha más humanidad que cualquier avance científico. A fin de cuentas, la humildad resulta más difícil de conseguir que la paz. La humildad, además de exigir un gran crecimiento espiritual, también exige un crecimiento hacia el otro.
La guerra no se puede negar, existe, la vivimos a diario, y es una competencia que algunas veces llamamos vida.

Entradas populares de este blog

Pies hermosos

Mario Benedetti La mujer que tiene los pies hermosos
nunca podrá ser fea
mansa suele subirle la belleza
por totillos pantorrillas y muslos
demorarse en el pubis
que siempre ha estado más allá de todo canon
rodear el ombligo como a uno de esos timbres
que si se les presiona tocan para elisa
reivindicar los lúbricos pezones a la espera
entreabir los labios sin pronunciar saliva
y dejarse querer por los ojos espejo
la mujer que tiene los pies hermosos
sabe vagabundear por la tristeza.

Regresando a la escritura

Ese empeño personal en comenzar un texto nuevo con tanta regularidad haciendo imposible la culminación del texto en el que estoy trabajando ahora, es lo que me motiva a escribir esta nota.
Valga pues señalar desde un principio que es una nota resentida para que, quien pueda sentirse ofendido, deje de leer de inmediato y sintonice otro canal, a fin de cuentas, todos tenemos cable.
Para escribirla por ejemplo debería comenzar divagando sobre la terrible idea de verla publicada en mi blog o enviársela a algún amigo que pueda responderme con franqueza. Esa lucha permanente entre el ego y la menuda certeza de no haber escrito nada que realmente valga la pena. Este diálogo permanente entre la almohada y el inodoro, entre el transporte público y el techo del trabajo.
Un monólogo más bien entre la palabra que se diluye entre una tarea y otra, en el penoso afán de dejarla pasar porque al parecer hay cosas más importantes o temo herir a alguien.
Alguna vez César me decía que si se dejaba pasar…

No se estacione

Disponible en la red de Librerías del Sur en Venezuela.

© Ennio Tucci
© Fundación Editorial El perro y la rana, 2009
Centro Simón Bolívar Torre Norte, piso 21, El Silencio
Caracas - Venezuela,1010
Teléfonos: (0212) 7688300 / 7688399
Correos electrónicos: 
elperroylaranacomunicaciones@yahoo.es
atencionalescritor@yahoo.esDiseño de la portada: 
Emilio Gómez
Páginas web: 
www.elperroylarana.gob.ve
www.ministeriodelacultura.gob.ve
Edición al cuidado de: 
Elis Labrador / 
Joyce Ortiz / 
Damarys Tovar
Hecho el Depósito de Ley
Deposito legal lf 4022010800875
ISBN 978-980-14-0972-4

Todo el poema contra Ustedes
A nuestros burócratas endógenos
Ustedes y su ego no caben ya en ninguna parte Ustedes sistematizan los saludos sus besos son como contratos siempre limitan las libertades Ustedes jamás bajan la mirada nunca nos ven a los ojos Ustedes nunca rompen un plato eso lo dice el título que llevan a cuestas suelen saltar por encima de los demás como otros pero exigen orden en la fila que les corresponde atender Ustedes trabajan…